Paracaídas: “Las sumas de Virgilio”

COMPARTIR

PARACAÍDAS

Rogelio Guedea
“Las sumas de Virgilio”

Las campañas electorales son guerras (en apariencia inofensivas) que sólo ganarán aquellos que, como lo decía precisamente Sun Tzu en “El arte de la guerra”, sepan reunir a los mejores hombres para su ejército y, además, conozcan las debilidades y fortalezas propias y de sus adversarios, porque una batalla no la gana un solo general, por más valiente que sea, sino las pequeñas fortalezas unidas de todos sus soldados.

Por eso, mientras a Indira Vizcaíno, de Morena, la sigue embelesando la convicción de que no importa el ejército electoral que la acompañe en su campaña (los candidatos que nombre para los diferentes puestos de elección popular) mientras tenga el cobijo del presidente López Obrador, cuya marca es suficiente para ganarlo todo, a Virgilio Mendoza, del Verde Ecologista, por el contrario, no lo han hecho desistir en su avanzada de reclutamiento  de los candidatos que más ascendencia social y electoral y destreza política han tenido a lo largo de los años y en cada uno de sus ámbitos sociales, como lo ha hecho en las últimas semanas al invitar a su proyecto a Rafa Mendoza, José Manuel Romero Coello y al propio Roberto Chapula, políticos avezados y con experiencia que no hacen sino sumarle al proyecto de Virgilio (pues entre ellos ha habido históricamente congruencias ideológicas e incluso de partido) y restarle a otros proyectos políticos que, pese a sus esfuerzos por fortalecerse, no hacen sino debilitarse en su intento por consolidar una plataforma electoral atractiva, como es el caso de Locho Morán, cuya fortaleza moral y congruencia política no solo se ha visto sensiblemente mermadas al reclutar para su campaña a Héctor Insúa sino, además, al establecer un pacto político con el priista Martin Flores Castañeda, a quien, al igual que a Insúa, Morán Sánchez llamó corrupto en aquel zafarrancho que él mismo protagonizó un día en la calle y que la gente no ha olvidado, tanto que ya circula el video otra vez en redes sociales.

El propio Sun Tzu decía que una estrategia sin táctica aseguraba cualquier derrota, tal como lo es un plan sin estrategia, de manera que en eso deberían estar pensando en este momento candidatos como Indira Vizcaíno y Locho Morán, si no quieren que su rentabilidad electoral se descoyunte, pero también en esto no debe dejar de pensar Virgilio Mendoza, quien si bien ha tenido sumas importantes y su campaña empieza a invisibilizar a la otrora candidata puntera, la cual ha recibido en los últimos días muchos reclamos de la gente y del propio mítico perredista Carlos Vázquez, no por ello Mendoza Amezcua habrá de dormirse en sus laureles ni permitirse tropiezos y torpezas evitables.

El camino hacia la victoria es largo aunque las elecciones ya estén a la vuelta de la esquina, y cualquier descuido (cualquier error en el plan, la estrategia o la táctica) puede descarrilar cualquier proyecto político, por más consolidado que parezca. Nada está dicho todavía, pues. Sin embargo, hay que decirlo, las sumas de Virgilio Mendoza deben empezar a preocupar a sus adversarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *