Emprender implica hacer una propuesta de valor: Javier Rojo

COMPARTIR

Como parte del ciclo “Charlas para innovar” y en el marco del Taller de Innovación
y Emprendimiento 2021 organizado por la Dirección General de Innovación y Cultura
Emprendedora de la Universidad de Colima, se llevó a cabo esta semana, de manera virtual,
la conferencia “Propuesta de valor como elemento diferenciador para la innovación y el
emprendimiento”, dictada por el director general de la firma ROJOPM Consultores y
especialista en administración de proyectos, Javier Rojo Grijalva.

En un primer momento, el conferencista definió el concepto de emprendimiento
como “todo aquel proceso de diseñar, lanzar y administrar un nuevo negocio, producto o
servicio”, que generalmente se asocia con una empresa pequeña o emergente, pero es
también, dijo, “el acto de iniciar algo nuevo, no necesariamente una nueva empresa; es
abrir una nueva sucursal, abrir una nueva oficina o introducir una nueva línea de productos,
básicamente”.

A este respecto, el especialista resaltó que “la propuesta de valor al emprender está
relacionada con la personalidad de tu nuevo producto o servicio, así como con la intención
o el enfoque para posicionarla desde aspectos como precio, novedad, calidad, conveniencia,
marca/status, desempeño, reducción de riesgo, reducción de costes o diseño”.

“Tengo que saber a qué me dedico -ágregó-: ¿a la reducción de costos, al diseño o la
personalización?, por ejemplo, de un traje a la medida. Eso hace un sastre, cada saco, cada
pantalón, cada falda es única, no es igual que comprar un pantalón en Walmart, donde su
ventaja no es ser únicos sino más económicos, y aunque el sastre podría ser más caro, el
traje estará hecho específicamente para ti y ésa es su propuesta de valor”.

En otro momento, el ponente se refirió al concepto de innovación como “una mejora
significativa de un proceso, producto o servicio que está adecuadamente insertado en el
mercado en que se quiere vender. Los negocios viven para generar utilidades a través de los
ingresos, pero, por más bien que yo elabore mi producto, si no lo coloco adecuadamente en
el mercado, de nada sirve”.

Finalmente, señaló que la propuesta de valor debe venir desde el cliente para poder
construirla; “caminen en la calle, vean lo que la gente necesita, ahí están las ideas.
Platiquen con sus clientes y examinen si les han preguntado qué deberían hacer para
mejorar, desde ahí pueden empezar a construir mejores prácticas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *