¿QUÉ SABEMOS DEL AUTISMO?

COMPARTIR

¿QUÉ SABEMOS DEL AUTISMO?

 

Hace unos días, al platicar con uno mis maestros del posgrado que actualmente curso, me decía que: “…últimamente se han visto muchos casos de niños con autismo…”, a lo que le contesté: “…no es que hubiese más casos de autismo, pues el trastorno del espectro autista…”, tal como lo refiere el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V, “…siempre ha existido, le expliqué que el psiquiatra Suizo Eugen Bleuler acuñó el término “Autismo” en 1908 con pacientes esquizofrénicos; posteriormente, en 1943 y 1944, los psiquiatras austriacos Leo Kanner y Hans Asperger realizaron diversas investigaciones sobre el tema con niños que presentaban características similares en sus actitudes, tales como: dificultad para relacionarse en los cambios de rutina, en el lenguaje, la comunicación y socialización, entre otros; ya en 1979 la psiquiatra estadounidense Lorna Wing, quien procreó una niña y a quien se le diagnosticó autismo,  ella fue su motivo por el cual dedicó su vida a investigar esta condición, y que definió, como un conjunto de síntomas que se puede asociar a distintos trastornos y niveles intelectuales, pues existen otros cuadros con retraso del desarrollo, no autistas, que presentan sintomatología autista; además del arduo trabajo que hizo al traducir los innumerables escritos de investigación de Kanner y Hansel, permitiendo con ello que el tema de Autismo se comenzara a conocer más en el continente americano.

Sin embargo, en la actualidad y debido al auge de las redes sociales y la facilidad con el que la información fluye en el mundo moderno, considero que el autismo se ha puesto de moda, exponenciado el tema de esta condición, principalmente por cuestiones de marketing. El tema de Autismo se ha vuelto a poner en la mesa de intereses, pero en esta ocasión, para venderse como pan caliente en diversos productos, tales como: terapias, manuales, materiales, cursos, talleres, conferencias, y un largo etcétera…”.

Sin duda, en la actualidad, se han hecho más menciones de la condición autística por cuestiones comerciales, que por un genuino interés por conocer y entender que es en realidad el autismo, pues al ser una condición de vida que no se ve, la gente ignora por completo ―en la mayoría de los casos―, que es el Autismo.

¿Pero que es el Autismo?

 

El autismo es un trastorno generalizado del desarrollo caracterizado por una alteración cualitativa de la interacción social. El término autismo fue utilizado por segunda ocasión por Kanner en 1943 para hacer referencia a un cuadro de inicio temprano con una afectación profunda del funcionamiento y un desinterés por el mundo externo. El autismo no es una enfermedad, más bien un desorden del desarrollo de las funciones del cerebro. Los síntomas de autismo suelen aparecer durante los primeros 3 años de la niñez y continúan a través de toda la vida. Aunque no hay cura, el cuidado apropiado puede promover un desarrollo relativamente normal y reducir los comportamientos no deseables.

 

Tal vez esta breve explicación se quede corta con referencia a su significado, pues explicarlo y describirlo nos llevaría, sin duda un tiempo importante para hacerlo, precisamente es este mi interés, promover una cultura que vaya más allá de una “inclusión generalizada”, por nombrarla de alguna manera, es importante que, no la sociedad, como normalmente se dice, sino la gente, esa que vive el día a día con su cotidianeidad, esa que inclusive, conoce y sabe en donde viven personas con Autismo; conozca, comprenda y aprenda que como sociedad multifacética existen un sinnúmero de características en cada persona y que las afectan y nos afectan de forma diferente, nadie es igual, y precisamente esta pluriculturalidad es lo que hace rica a una sociedad, pues es a través de esta sinergia que se genera al conocer y desconocer un tema, lo que nos hace, por un lado comprender al de a lado, y por otro, no saber qué le pasa.

Ya lo mencionaba Carl Marx en su teoría de la Desalienación: “…existir como ser humano es tener conciencia de sí mismo y ser capaz de tomar decisiones. La desalienación es “creación”, lo que significa que el sujeto puede crear y crearse su propio proyecto de vida, obviamente, este proyecto no es individual, la liberación y comprensión de cada sujeto se encuentra en la liberación colectiva…”

Esto nos lleva a definir que, para poder comprender las necesidades individuales de cada sujeto, sean estas de carácter económico, de salud, sociales o personales, siempre deben contar con la concesión colectiva, de compañeros de clase, de trabajo, religioso, de familia, etc., y que al realizar el ejercicio de la comprensión empática de lo que al otro le pasa, podamos, en forma mesurada, ejercer nuestra libertad de comprender, entender y aprender qué es el Autismo. Sin duda, un ejercicio de libertad por hacer lo correcto, pero también, un ejercicio necesario para omitir en un futuro la palabra inclusión, y que solo se genere en nuestra mente, de forma espontánea, libre y armónica con nuestros sentimientos humanos, la ACEPTACIÓN tácita de la persona, sin importarnos la condición que pudiese tener o padecer. Generando de esta manera, una cultura natural de aceptación por el simple hecho de tratarse de un ser humano. Tan simple como eso.

Que la gente conozca qué es el Autismo, aunque ya lo mencioné arriba, lo comentaré de forma coloquial para comprensión de quienes leen y juzgan: la condición del espectro autista, como también se le conoce, NO ES UNA ENFERMEDAD, es en realidad una forma diferente de ver y sentir al mundo de nosotros los neurotípicos por aquellas otras personas que presentan la condición; si bien es cierto que puede faltarnos mucho para comprender a cabalidad la condición del autismo, también hace falta retomar los valores que por cultura y antropología humana debiésemos tener; pues el Autismo es solo una parte del todo, considerando que el ser humano representa mucho más que una condición, por ello, es que escribo, para aportar la parte que me corresponde en el tema y ayudar a salir de la oscuridad en la que aún nos encontramos con respecto al Autismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *