Hoja de poesía. Paloma Cuevas: las cosas arden en el día

COMPARTIR

 

Todas las cosas que existen forman parte de la vida, algunas más importantes que otras, pero en su conjunto, son parte de las cosas que nos dan fortaleza. En la poesía sucede algo parecido, todas las cosas que nombramos ostentan algún momento importante de nuestra existencia o en la vida de las personas que amamos, incluso en la cotidianidad misma. Nada se salva de ser nombrado. Las cosas arden en el día, en ese fuego que la palabra misma produce en la unión con otras palabras. La vida es producto de este contacto: un renacimiento lo que se alza en silencio en el mundo. La poesía mexicana es un largo camino donde se cruzan veredas, algunas cortas, otras largas, un viaje donde el rigor de vivir nos hace peregrinos y nos invita al desafío de la imaginación y de los territorios de la memoria en busca de nuevos conocimientos. La poesía es todo eso y nada, es una experiencia donde la palabra rebasa los límites mismos del sueño: el pensamiento poético se convierte en errancia, apertura y dirección. La palabra dicha es conciencia, una confesión particular del mundo. Quizá por eso el pensamiento del poeta es correspondencia plena con el lenguaje: convergencia y divergencia, reconciliación y fusión. Paloma Cuevas, poeta chiapaneca, sabe que ese desafío también es una pregunta a la vida, al amor, al mundo mismo y a la armonía del universo. Un nuevo horizonte se abre como una continua experiencia en la naturaleza. Porque como bien lo dijo Isidore Lucien Ducasse (El Conde de Lautréamont): “La poésie doit être faite par tous. Non par un.” La presente muestra poética de la autora chiapaneca, es una resonancia de su memoria para transformar el mundo. Cada palabra suya es un diálogo con todos nosotros: columnas verbales que asedian los recuerdos que hemos olvidado en los días que se van en el tiempo. La confidencia más íntima de la poeta en su discurso, es la condición de amor que desafía al tiempo.

 

 

#SiMeMatan

 

#SiMeMatan tal vez sería una más de las menos,

por eso todas las mañanas me levanto

con el ánimo de hacer que la vida cuente.

Vivo mucho y duermo poco…

Amo mucho y no odio a nadie…

Gozo mucho y sufro lo menos que puedo…

No callarán mi voz, ni mis sueños

y mucho menos mis deseos…

 

#SiMeMatan dirán que fui siempre libre,

contestataria, rebelde, traviesa, coqueta

y que viví como me dio la gana.

Que jamás ni estando casada me até a nadie,

no fui apéndice, no fui costilla,

no me dio la gana ser Eva…

Fui siempre Lilith de principio a fin

y no me da vergüenza, sino mucho orgullo el confesarlo.

 

Dirán que usaba minifaldas muy cortas

y tacones muy altos, que sonreía demasiado,

que coqueteaba sin pudor alguno,

y que fui una niña consentida.

Dirán que me enamoraba todos los días

de una sonrisa, de unos ojos, de unas manos,

de una voz (¡ah, pero no cualquier voz,

rasposita, sexy y masculina, por favor).

 

Y es que poca gente entiende

lo efímero de la vida en un mundo

en el que si no eres como está estereotipado

y se lo permites te asfixia y aniquila.

Dirán que no aprendí a quedarme callada,

ni aunque me dijeron que así me vería más bonita.

que siempre reclamaba cuando a alguien

se le ocurría llamar “PUTA” o “suripanta”

a una mujer que por supuesto

no fuera su madre, o su hermana

que no aprendí jamás a mirar “pa’bajo”,

ni con miedo a nada ni a nadie.

 

#SiMeMatan me acusarán de feminista,

de humanista, de romántica,

de cursi, de promiscua,

de vivir la vida, de tener amantes

de no dormir nunca,

de chatear a las 3 de la mañana,

dirán que nunca hice caso al qué dirán

y en eso SÍ que tendrán razón…

 

 

#SiMeMatan dirán que siempre andaba cantando,

que siempre estaba creando cosas,

que siempre supe ser amiga de mis amigos

y que a mis enemigos

jamás les di el gusto de hacerles caso.

 

#SiMeMatan dirán que no fui buena madre,

que mis hijos crecieron como las plantas,

dirán que fui irresponsable,

que prefería escribirles y contarles cuentos

a cocinarles hot-cakes los domingos.

Que no me dedicaba a decirles cómo vivir la vida,

sino a dejarlos ser felices.

Seguro dirán que fueron mantenidos y educados

por oficio de las hadas o de algún ser divino,

aunque yo trabajara de lunes a domingo.

#SiMeMatan tendrían que matarnos a todas y a todos

los que amamos la vida,

los que gozamos del placer

de aferrarnos al último rayo de sol

y a los cinco minutos antes de abrir los ojos,

los que conocemos el placer

del último trago de café y del beso matinal

de aquellos que nunca hemos de volver a ver,

pero que han dejado su esencia

impregnada a nuestra piel, y nuestra alma.

#SiMeMatan seguirán pidiendo explicaciones estúpidas

y tal como ahora se quedarán con las ganas,

no explico, no traduzco,

no colaboro con lo que no se me pega la gana,

no me amalgamo en manadas,

genero comunidad con los que amo

que son muchos y muy variados…

 

#SiMeMatan dirán muchas cosas

que a los que de verdad me conocen

les valdrán completamente madres.

Como siempre habrá quienes

especulen desde su miopía

y justo como ahora no me importará,

porque quien habla de ti no habla de tu vida

sino de las carencias de la suya…

 

#SiMeMatan regresaré en forma de colibrí,

de mariposa o de terremoto sacudiéndoles la vida,

cimbrando consciencias y generando ruido:

“La energía no se crea ni se destruye,

sólo se transforma…”

Al final, final lo mío jamás será el silencio…

Si me matan, no podrán jamás enterrar la palabra.

 

 

JARRITO…

Sirve para mí tu vida en una taza de barro,
con dos cucharaditas de azúcar.
No te preocupes porque no sea de porcelana,
siempre te he deseado así, honesto y sin adornos.
Verdadero,
mío por decisión propia,
Tuyo porque te da la gana pertenecer-te.
Sirve para mí tu vida en “esa” taza de barro,
y prometo no beberla de un solo trago,
prometo disfrutarla despacito,
entre sorbo y sorbo te amaré constante.
Entre beso y beso te gozaré aun pareciendo distante.
Sin prisas, sin tiempo y sin medidas,
la taza perfecta,
tu vida y la mía…
Despertar con tu sabor por la mañana,
y al acostarme sentir en mi paladar aún tu aroma.
Ser de ti porque se me da la gana,
ser de mí, porque no puedo negar que me pertenezco,
aún desvanecida y mezclada entre tu sabor y tu sudor.
Amar a la temperatura adecuada,
perfeccionar el juego del amor,
cada palabra…

 

 

SE RENTA

Hoy tengo un huequito en el alma,
en ese lugar donde antes guardaba un espacio para ti,
donde nada ni nadie podrían jamás entrar,
ahora dice: “Se renta”.
Tampoco se trata de andar vendiendo los espacios,
pero regalados la gente no los valora.
Rentar me parece lo más adecuado.
Por si tienes dudas por lo que alguna vez te perteneció:
Lo he vaciado,
tiré recuerdos a la basura,
dejé poemas en el congelador
y puse tus promesas en el horno para que revienten
como palomitas de maíz.
No es venganza, ni hay dolor, ardor,
ni nada que se le parezca.
Simplemente me cansé de jugar a esperarte.
Hice limpieza y encontré 25 mentiras,
36 excusas y una que otra pendejada.
24 sonrisas tímidas
38 noches en vela y 46 besos fuera de lugar.
No te espero más…
El espacio está en renta.

 

 

ÁMAME

 

Ámame

ten el valor.

Cuando amanece,

a media mañana,

al atardecer descalzo,

a media semana,

cuando la luz se agote,

cuando la vida se empaña,

cuando la noche nos golpee impía

cuando la madrugada azote con el frío.

Ámame, de mañanita,

ámame despeinada,

ámame con o sin sueños,

ámame vestida, desnuda,

con todo o sin nada.

Ámame, ten el valor.

ámame mientras tenga voz,

y piel y vida y sexo y ganas…

 

 

 

DISTANCIA

 

La distancia está hecha

para reconocer en la ausencia

el anhelo de la presencia…

Si no taladra,

punza y/o aniquila

es completamente prescindible.

No es amor, es fantasía,

es eco, es mercadotecnia,

globalización vil,

celebración de San Valentín:

pobre mentira.

 

 

 

 

PÓLVORA

 

Uno no quema su pólvora en infiernitos,

la guarda para momentos especiales,

de esos que nos hacen sonreír a solas,

de los que requieren incendios memorables.

 

 

 

 

ME APETECES

 

Me apeteces y te aviso que voy a repetir.

Se me antoja tu piel,

tu sonrisa,

– tu intelecto. –

Se me antojan tus palabras,

y tu voz,

– todo tu cuerpo. –

Quiero morder tu oreja,

Saborear tus labios,

  • Beber tu aliento –

Me provocas un pecado capital,

Gozarte de pie, de ladito,

  • Completo –

 

 

 

MANOS

 

¿Hay algo más bello que la reunión

de manos en el retozo?

¿Hay algo más bello que entregarse

y olvidarse del ruido exterior

para sumergirse en el reposo?

Almas fusionadas,

convertidas en un temible monstruo,

criatura perfecta.

Divisible para funcionar

hasta la próxima vez…

 

 

 

AMO SER PARTE DEL CAMINO

 

Amo ser parte del camino que recorro,

volverme una con él, con sus baldosas,

adoquines y su cuerpo.

Ser de piedra, ser de agua.

Llover para lubricar la vida.

Amo ser toda, ser nada

convertirme en infinita.

Entonces doy otros pasos,

que acompasados resuenen

en la orillita del tiempo.

Clik, clak, clik, clak,

Soy música desde mi cuerpo

Soy alegría y soy mudo dolor

Piernas heridas por caminos inciertos,

Piernas jubilosas por el roce de los tiempos.

Y pregunto al ritmo de mis pies contentos:

¿para qué seguir andando?

¿Para qué empecinarse en llegar

a ningún lado?

Y, ¿para qué crear recorridos

si ya está marcado mi sino?

 

 

 

¡OH!

Abriste la boca y peces de colores nacieron para iluminarnos las miradas.

Escamas tornasol emergieron del universo de tus palabras y nuestras pupilas fueron cegadas por verdades enunciadas, silenciadas indefinidamente en el tiempo, tremendo verdugo de nuestras horas.

El amor es ciego, dicen, pero yo lo reconozco en tus ojos, cuando me recorren sin principio ni fin, cuando crees que duermo después de la noche fatigada, entregada entre sábanas jadeantes de goce indeleble.

Vaciamos las palabras suavemente

para no lastimarlas y dejarlas ser,

los silencios se convirtieron en cuencos eternos

intercomunicados por los sublimes versos de los sueños

que han de acariciar la piel de aquellos

que se atrevan a poseerlos…

Tatuado en la boca llevo tu nombre en idiomas que hasta hoy desconocía. Eres sílaba silente, eres el ¡oh! que recorre el rumor del viento que acaricia al mundo.

Estás sin saberlo unido en mi aliento, y aún sin desearlo nos poseo en un trémulo momento que se evapora incesantemente.

 

 

 

PAX

“La paz de los sepulcros”, dicen

Como si fuera meta deseable.

La “paz” por la que suspiran,

y dicen merecer las sociedades.

No entiendo, no quiero hacerlo

Sencillamente no me da la gana.

No he venido a anhelar silencio,

quiero el ruido que provoca vida,

Carcajadas producidas para el gozo,

Suspiros amorosos sin medida,

Sonidos delatores de retozos.

Quiero el culpable placer

Del café compartido en la mañana

tras la noche sin fin de complicidades,

travesuras sin final, abismales.

Quiero la plenitud de los sueños cumplidos.

La promesa de la más dulce de las confidencias.

Comprensión y respeto para las erratas humanas.

Quiero ternura interminable en las acciones.

Quiero besos de estática estética infinita.

Memorias confundidas que abarcan

e iluminan existencias.

La vastedad de lo inconmensurable.

No quiero paz si eso significa estar inerte

No quiero paz si representa muerte,

Quiero vida y valentía para asumirla…

Mujer en voz alta

 

Soy mujer de pies a cabeza,

en voz baja, en voz alta y en silencio,

la voz permanece, nunca muere

queda vagando con rumbo en el tiempo.

Manos levantadas al viento

cara de esperanza

no hay pena, no hay gloria en el intento.

Soy mujer y soy todas las que antes fueron,

soy las que vendrán y las que no están más

soy las que desecharon en el invierno de los tiempos

soy las que han de amar, las que pelean,

soy las que aman, las que gritan, que desean,

soy las que gimen, las que ríen, las que sueñan,

soy las que añoran y que siguen adelante,

soy las que cierran los ojos e imaginan,

un mundo justo, bueno, fuerte,

un mundo exuberante.

Cara alzada sonriendo con el alma

ojos grandes que miran sin decencia

ojos bellos que lloran las ausencias,

sonrisa amplia, sonrisa limpia, no inocente.

Cara de niña, pero aun así con cerebro indecente.

Soy y me complazco en ser.

Soy entrada y soy salida,

poderosa y eterna dicotomía.

Soy mujer porque me da la gana.

No se nace mujer, una se crea.

Una se incendia y renueva cada día.

Una se entrega y se presencia en la mañana.

Una se inmola en el hervor de la piel.

En el rito de abrir el cuerpo

y ser espacio de acogida.

Una se ensortija, se deja invadir

y a veces se acorrala.

Una se mortifica y se entrega,

hace espacio para la seducción,

se convierte en altar para la adoración

se compárate y se regala con quien le dé la gana.

Una crece, se reconoce y se asume

acepta y disfruta lo tangencial del amor

se ramifica, se fructifica, se convierte en vida.

De tantas unas, terminamos por ser todas.

De tantas todas, decidimos no ser nada.

Soy mujer y si la vida no me aniquila,

y me convierte en muerte

Seguiré siendo mujer sin silencio,

sin miedo, mujer en voz alta.

 

 

 

Paloma Cuevas. (1982). Originaria de Chiapas, lleva viviendo en el Estado de México durante 20 años. Promotora y gestora cultural. Obtuvo una formación académica en Filosofía por la UNAM y en Enseñanza del Inglés por la UAEM. Docente durante más de 22 años en certificaciones internacionales para Cambridge University con énfasis en Lectura y Escritura. Directora y coordinadora de idiomas en diversas instituciones académicas. Columnista, escritora y locutora en temas de Cultura, Política y Erotismo. Actualmente colabora con: DigitalMéx, Impulso, Portal, Ser Noticias, El Golem, Revista Literia, El Universal de Morelos, Revista Perro Negro en Londres y Global Voices – a nivel mundial. Ha publicado los siguientes libros en colaboración con otros autores: Nosotros también nos acordamos, Hacerle al Cuento, Mujeres que no callan, Con el cariño de mamá. De manera individual la plaquette de poesía personal De Amputaciones Necesarias. Actualmente prepara el libro de cuentos infantiles, ¿Me lo cuentas otra vez? y el poemario Ometéotl, mientras traduce Dude Lit de Emily Hind (Arizona University Press) para su publicación en español. Jefa del Departamento de Comunicación y Editorial de la Dirección de Cultura de Metepec. Pertenece al Mapa Nacional de Escritoras Mexicanas Contemporáneas. Condecorada con la Medalla y el Pergamino Leona Vicario – 100 mujeres a nivel nacional – Durante el año de la Dulcísima Madre de la Patria Doña Leona Vicario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *